Formulación Magistral

 

La Formulación Magistral es la elaboración de medicamentos que no existen comercializados para su venta inmediata en Farmacias.

 

A menudo, el médico considera que ninguno de las especialidades normalmente comercializadas en las Farmacias es el tratamiento idóneo para el paciente. En estos casos, puede mandar la elaboración en la Farmacia de otro medicamento que considera más apropiado. Este medicamento se llama Fórmula Magistral.

 

Son muchos los motivos por los que el médico puede considerar necesaria la preparación de una Fórmula Magistral. Algunos son los siguientes:

 

  • Ajustar la dosis de fármaco a la edad o al peso del paciente, o a su riesgo de sufrir reacciones adversas.
  • Facilitar la administración del fármaco, por ejemplo cambiando la forma farmacéutica o modificando el sabor.
  • Evitar excipientes que ocasionan problemas al paciente (lactosa en personas con intolerancia, sacarosa en diabéticos, gluten en celíacos, conservantes o conservantes que producen irritaciones y alergias...).
  • Cuando el fármaco que el paciente necesita no se encuentra comercializado en ninguna especialidad farmacéutica debido a una corta caducidad, o a una baja incidencia de la enfermedad...
  • Combinar en un solo medicamento varios fármacos que se encuentran comercializados bajo marcas diferentes, para facilitar el cumplimiento del tratamiento.
  • La desaparición del mercado por motivos no sanitarios de especialidades farmacéuticas que estuvieron en el pasado comercializadas.

 

Las Fórmulas Magistrales se elaboran mediante presentación de la receta médica. Algunas de los campos en los que la formulación magistral es más habitual son los siguientes:

 

Pediatría: preparación de medicamentos con dosis de fármacos adaptadas al peso del niño. Hay que tener en cuenta que muchos medicamentos sólo se venden con la dosis de fármaco normal para un adulto.

 

Dermatología: preparación de medicamentos compuestos por combinaciones de fármacos o con excipientes especialmente apropiados para el tratamiento de enfermedades dermatológicas (acné, psoriasis, dermatitis, eczemas, etcétera) en función del tipo de piel.

 

Tratamiento de la obesidad o de control del peso: las especialidades farmacéuticas que han demostrado ser eficaces en este campo pueden producir en algunos pacientes unos efectos secundarios que a menudo llevan al médico a prescribir tratamientos alternativos. Oftalmología

 

Fitoterapia: preparación de medicamentos cuyos componentes son plantas medicinales.

...